Diamantes Info

Diamantes Info

Son cuatro los criterios de evaluación que determinan el valor de un diamante, las famosas ‘4Cs’. Se definen en inglés como: CutCarat, ClarityColor.

Las ‘4Cs’ se traducen en español como: Talla – Peso – Pureza – Color

Talla

Se refiere a los ángulos y a las proporciones de un diamante. Partiendo de fórmulas científicas complejas, un diamante muy bien tallado reflejará la luz de una faceta a otra, como si de un espejo se tratara; la dispersará y la reflejará por la parte superior del diamante, por la tabla.

Si el diamante está muy bien tallado, lucirá una brillantez óptima: son los ‘fuegos’ del diamante. En cambio, si su talla aparece demasiado aplanada o demasiado gruesa, la luz no podrá reflejarse de forma óptima y, en consecuencia, la brillantez del diamante se verá afectada.

Peso

El peso de un diamante se expresa en quilates: un quilate equivale a 0,20 gramos. Un quilate puede estar dividido en 100 puntos. Un diamante de 0,75 quilates es igual a un diamante de 75 puntos que, a su vez, es lo mismo que un diamante de 3/4 de quilate.

La industria del diamante utiliza diferentes tipos de balanzas para medir el peso de los diamantes. El quilate es una medida que se aplica también a otras piedras preciosas y piedras finas. El quilate de las piedras preciosas no tiene nada que ver con el quilate de las aleaciones de oro y no deben confundirse. Un diamante que pese 0,9990 se anunciará como de 1,00 quilates, y otro que pese 0,9989 se redondeará a 0,99 quilates.

Pureza

Los diamantes con pocas o ninguna inclusión son muy raros y por ello son muy caros. Estas inclusiones pueden parecerse a cristales, a nubes, hilos o penachos minúsculos. Las normas internacionales establecen que un diamante es considerado puro a partir del momento en que el ojo de un experto no descubriría ningún defecto con una lupa de 10 aumentos (10 veces).

Se ha establecido una escala de pureza con el fin de clasificar el diamante según su calidad. Esta escala comprende los grados de pureza siguientes: Flawless / Internally Flawless (Puro), VVS1 o VVS2 (inclusiones muy, muy pequeñas), VS1 o VS2 (inclusiones muy pequeñas), SI1 o SI2 o SI3 (pequeñas inclusiones) y P1, P2 o P3 (Piqué).

Color

Un diamante sin color es un diamante incoloro, mejor valorado que cuando manifiesta tonos amarillos. La industria del diamante utiliza escalas de color con el fin de clasificar los diamantes. El color de un diamante tiene un impacto significativo sobre su precio.

La escala de color se extiende desde el grado D hasta el grado Z, desde ‘sin color’ (incoloro) a ‘color amarillo claro’. La escala comienza con la «D» como Diamond (diamante, en español). No existen las clasificaciones «A», «B» o «C». Le aconsejamos escoger un diamante cuyo color esté comprendido entre la «D» y la «I».

Diamantes los hay de de todos los colores: azul, rojo, rosa, verde, amarillo, negro, champaña, coñac, por poner algunos ejemplos. Algunos son muy, muy raros, como los rojos, verdes o azules.

Los factores que determinan el valor de un diamante vienen representados por estos cuatro criterios, que son indisociables. Esto significa que, si se desconoce alguno de estos cuatro criterios, no es posible precisar con rigor el valor de un diamante.