Color de los diamantes

Color de los diamantes

color_de_diamantes
GIA CIBJO Old Terms
D Exceptional White River (R)
E
F Rare White Top Wesselton (TW)
G
White Wesselton (W)
H
I Slightly Tinted White Top Crystal (TCR)
J
K Tinted White Crystal (CR)
L Top Cape (TCA)
M Yellowish Cape (CA)
N Light Yellow

Gradación de color de los diamantes blancos

La mayoría de los diamantes minados o naturales presentan un color que va de amarillo claro a marrón: dentro de lo que se denomina como rango normal de colores. Se dice de los colores que muestran los diamantes, ya sean amarillos, marrones u otros, que son colores de fantasía o fancy colors. Los diamantes de máxima pureza aparecen totalmente incoloros y transparentes: su ‘color’ es blanco brillante. El grado de color que exhibe cada diamante es un factor decisivo, que afecta a su precio final.

Historia de la gradación del color

La gradación del color de los diamantes fue establecida por primera vez por el London Diamond Syndicate como una manera de clasificar los diamantes en bruto. A medida que el comercio de diamantes crecía, se iban introduciendo las diferentes escalas de color. Como no existía un desarrollo cooperativo, los primeros sistemas de clasificación fallaban en un punto clave: no compartían una nomenclatura universal. Las primeras formas de categorizar los colores de los diamantes tomaban líneas de este estilo: I, II, III; A, AA, AAA; A, B, C. Numerosos términos describían los diamantes de colores raros: golconda, río, cabo, azul blanco, blanco fino o gema azul, por poner algunos ejemplos.

El rango normal de colores

El GIA (Gemological Institute of America) desarrolló en la década de 1950 una escala de gradación para los diamantes que se encuentran dentro del rango normal de colores. Esta escala abarca desde el nivel D (totalmente incoloro) hasta el nivel Z, de color amarillo o marrón claro. Los diamantes que presentan un color marrón más oscuro y que, por ello, pertenecen a un nivel K o superior se definen empleando la letra de la escala que les corresponde y una frase descriptiva. Los diamantes que se encuentran entre los niveles K y M se califican con la frase marrón muy débil; los que van de la N a la R, como marrón muy claro; y los que entran en los grupos de la S a la Z, como marrón claro. Por ejemplo, un diamante S se denomina marrón S-claro. Los diamantes que van más allá de la Z, se clasifican dentro de los colores de fantasía.

Los diamantes dentro de un rango de color normal se gradan ‘a granel’, con la tabla hacia abajo y las facetas mirando hacia arriba. El color de cada diamante se evalúa por comparación de la muestra con una piedra de referencia. Cada piedra de referencia posee el color más claro posible dentro de su nivel. Cuando se comparan las piedras de muestra con la de referencia, el experto dictamina si las primeras presentan más o menos color que la de referencia. Cada laboratorio de gradación posee un conjunto de piedras maestras (masterstones) o de referencia, cada una con un grado de color determinado. Sin embargo, el experto en gradación que trabaja de forma independiente, como vendedor, por ejemplo, también posee un conjunto de piedras de referencia que abarcan los extremos de color que éste puede esperar de las piedras que va a manejar. Un conjunto típico de piedras para la gradación consiste en cinco diamantes, con un incremento de dos grados entre uno y otro, como por ejemplo: E, G, I, K y M.

El color D tiene un aspecto como ‘de hielo’. Los diamantes varían desde los totalmente incoloros hasta los de ‘alto color’, situados en el otro extremo de la escala. Estos términos se refieren a la demanda comercial, no a la intensidad del color en sí misma.

Gradación de los colores de fantasía

Los diamantes amarillos o marrones con un color más intenso que los de nivel Z, además del resto de diamantes que presentan otros colores distintos, se consideran ‘de fantasía’. Éstos son evaluados aparte, mediante métricas diferentes que indican las características del color. Estos sistemas de graduación son parecidos a los usados para valorar otras gemas, como el rubí, el zafiro o la esmeralda.

Escala de color ‘de fantasía’ del GIA

El GIA publica el Colored Diamond Grading Report (informe sobre la gradación de diamantes coloreados) para los diamantes que no entran en la escala normal de color. Usan una lista de 27 matices que abarcan todo el espectro. El tono y la saturación de cada matiz se describe usando nueve expresiones: pálido; muy claro; claro; de fantasía claro; de fantasía intenso; de fantasía oscuro; de fantasía profundo; y de fantasía vívido.